TAMALES TRADICIONALES

Pan de Muerto del Día de los Muertos

Haga hogazas redondas de unos 8 - 15 cm, o panes redondos de unos 10 - 10 cm.

Ingredientes
  • 500 g de harina común sin blanquear* más 1/2 - 3/4 de una taza más de harina para espolvorear mientras se da forma y amasa.
  • ¾ taza / 200 g de azúcar.
  • ¾ taza / 200 g de mantequilla a temperatura ambiente y cortada en trozos pequeños.
  • ½ taza / 125 ml de leche entera
  • 2 cucharaditas de levadura activa seca o un paquete pequeño de levadura activa seca de 7 g
  • 3 huevos enteros

  • 2 yemas (guarde las claras para el barniz de huevo batido que se hará más adelante)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de agua de azahar/extracto de flor de azahar
  • 1 cucharadita de semillas de anís molido
  • 1 cucharadita de canela molida mejicana
  • La ralladura de una naranja pequeña

  • Para el barniz de huevo batido:
  • Las 2 claras de huevo que guardó al hacer la masa...
  • Una pizca de leche

  • Cuando sale del horno:
  • 1 cucharada de mantequilla derretida
  • 1/4 taza de azúcar granulada
  • 1 pizca de canela en polvo
Instrucciones

Día uno:
Mida y reúna todos los ingredientes.

Empiece calentando la leche casi tibia, añada una cucharadita de azúcar y espolvoree la levadura hasta que crezca y se formen manchas blancas. Alrededor de 10 a 15 minutos. La levadura debe verse espumosa y cremosa.

Mientras tanto, sobre una superficie plana y limpia, haga una "rueda" con la harina usando su tazón para hacer un círculo perfecto.

Espolvoree el azúcar alrededor de la rueda de harina. En el centro añada los huevos, las yemas de huevo, las especias, los extractos, el anís, la canela y la sal. Compruebe cómo está la levadura y, si está lista, añádala al centro de la rueda. Mezcle todos estos ingredientes usando las puntas de los dedos o un tenedor.

Con su mano en posición de araña, comience a incorporar poco a poco la harina de los bordes. Tenga cuidado y no rompa el anillo de harina. Comience con movimientos circulares alrededor del círculo interior de la harina hasta que haya incorporado toda la harina y casi todo el azúcar

Ahora, usando ambas manos, comience a incorporar la mantequilla. En este momento puede elegir si desea amasar la masa a mano durante unos 20 a 25 minutos (es un trabajo duro, pero me encanta la forma en la que se modifica la masa, ya que el calor de las manos la suaviza y ayuda a la levadura a hacer que la masa sea brillante). Este esfuerzo se muestra cuando el pan se hornea, sale con una miga más tierna y fina. La otra opción es usar una mezcladora con gancho de amasar durante un intervalo de 10 a 15 minutos. Ambas opciones funcionan, solo es cuestión de preferencia y tiempo (para mí, la clave para hacer una buena masa es sentir la masa, por eso prefiero mezclarla a mano).
A medida que se amasa la masa, puede añadir hasta 1/2 taza más de harina si es necesario; si después de amasada, la masa se encuentra pegajosa, rocíe 1/4 de taza y amasar, hasta que la masa esté suave, húmeda, uniforme y tenga brillo. Esta masa es muy fácil de hacer y tan pronto como el amasado desarrolle la textura correcta lo sabrá. Será suave y se verá un poco brillante, como se puede ver en la última imagen que aparece a continuación. Así que sea paciente, hágalo con ternura y amase suavemente y confíe en que todo saldrá en el momento correcto.

Una vez que la masa esté lista, espolvoree un tazón grande con harina, coloque la masa en el recipiente, cubra con una envoltura de plástico y una toalla y colóquela en el refrigerador durante la noche. He probado diferentes métodos y el pan no estaba tan tierno y mantecoso como el buen pan tradicional. De 8 a 10 horas por la noche proporciona el tiempo adecuado para que la masa desarrolle sabor.

Día dos:
Saque la masa del refrigerador, golpee la masa y cambie la forma amasando de forma suave y breve.

Eche harina en una superficie limpia y corte en 4 partes iguales. Dé forma a cada parte con las manos, creando una forma cóncava; rodee suavemente la masa con la mano, como si fuera una pequeña cueva y, suavemente, cree un movimiento circular con la masa aplicando presión contra la mesa, hasta que haya formado una bola redonda lisa. Coloque cada bola en una bandeja para hornear forrada con papel de horno, cubra con cuidado con un pedazo de plástico espolvoreado con harina y una toalla de cocina limpia.

Forme 3 partes de la masa y guarde una para hacer los huesos y cráneos para las partes superiores. Divida esta bola en 6 tiras y 3 bolas pequeñas de 2,5 cm de igual tamaño.

Haga una pequeña tira en forma de cilindro con los dedos y presione con cuidado entre los dedos para hacer los huesos.

Coloque las tiras de huesos formando una cruz, y luego coloque una pequeña bola en el centro, aplanándola un poco para asegurarse de que se adhiera al resto de la masa.

Cubra la bandeja con un pedazo de plástico espolvoreado con harina para evitar que se pegue. Deje que el pan se eleve por segunda vez durante aproximadamente 45 a 60 minutos, o hasta que duplique su tamaño. Una vez que se duplique el pan, aplique el barniz de huevo batido de manera uniforme.

Precaliente el horno a 190 °C/375 °F. Coloque la bandeja en el horno y baje la temperatura a 175 °C/350 °F. Hornee durante 25 a 30 minutos. Hasta que tenga un color dorado y un sonido hueco.

Retire del horno, aplique mantequilla derretida y moje en azúcar. Deje que se enfríe en un estante. ¡Prepare el chocolate caliente, un café de olla y prepárese para la celebración!